Di no a los kilos de más

Después de las navidades ya estamos pensando en las vacaciones de verano, la playa, el sol, el descanso, el bikini… ¡Qué no me entra el bikini!
Pero no sufras, estás a tiempo a perder esos kilitos de más que has cogido.
Nutrición Center además de disponer de productos que pueden ayudarte a perder más rapidamente ese peso indeseado, te ofrece un espectacular apartado de RECETAS SALUDABLES para hacerte la dieta más apetitosa y saludable.

Además te damos estos CONSEJOS PARA COMER MEJOR
  •  Evita picar entre comidas o come algo saludable como una ración de fruta o un producto lácteo desnatado (0%) 
  •  Bebe mucha agua, té verde e infusiones (sin azúcar). Se recomienda beber al menos seis vasos grandes de agua al día 
  •  Planifica tus comidas, esto te ayudará a no elegir soluciones deúltima hora que probablemente tendrán muchas grasas y calorías 
  •  No te saltes las comidas y come algo ligero para cenar, como una ensalada de pollo a la plancha con una fina vinagreta 
  •  Espera hasta que tengas hambre, a veces tendrás que tener unpoco de paciencia  
  •  Siéntate para comer y toma tu tiempo, ¡no tengas miedo de ser el/la último/a en acabar! 
  •  Empieza a llevar un diario/agenda de tu dieta, apunta qué comes y cuándo. No tardarás en identificar tus puntos débiles
  •  No vayas nunca de compras con el estómago vacío, probablemente comprarás alimentos innecesarios y ricos en calorías 
  •  Olvídate de las comidas precocinadas y dedica más tiempo a preparar tus propias comidas ligeras

¡LOS EXCESOS ………… SE SOLUCIONAN!

Comienza la época de excesos navideños y a todos nos cuesta no ceder  a las tentaciones  de estos días, unos tendrán mucha fuerza de voluntad pero para los que no la tenemos, disponemos de una ayuda: Pro-digest.

Este producto es un simbiótico, es decir la asociación de un prebiótico que  en este caso es  Ferbisol-2 y un probiótico (cuatro especies de bacterias probióticas). Unidos nos van ayudar no sólo a combatir esos excesos que ya hemos mencionados, sino que nos servirá de ESCUDO frente a posibles enfermedades.

Y qué beneficios nos aporta Pro-digest:

Pues en primer lugar nos  ayuda en caso de estreñimiento,  porque mejora nuestro tránsito intestinal debido al prebiótico,  al igual que la producción de gases es mucho menor. El prebiótico es una fibra y la flora intestinal puede digerirla fácilmente, así que producimos menos gases.

En el caso de las diarreas, es también eficaz, esto gracias a los probióticos  que actúan como protector intestinal y  proliferan ayudando en los casos de diarrea.

Pero en los excesos y digestiones pesadas es cuando pro-digest es realmente efectivo, produciendo ese efecto vientre plano tan deseado, por el alivio de la hinchazón abdominal. Las comidas copiosas y llevas de calorías nos hacen sentirnos muy hinchadas, en este momento donde pro-digest se convierte en una muy buena alternativa. Os aseguro que la hinchazón abdominal desaparece.

Por otro lado, la presencia de probióticos en el tiempo  contribuye a la regulación del tránsito intestinal, estimulando el sistema inmunitario; por eso ya hemos dicho que a la larga puede servir de escudo frente a otras enfermedades.

Absorbe muy bien los nutrientes, porque las bacterias de la flora intestinal fermentan al prebiótico y produce vitaminas y aminoácidos.

Por otro lado, se ha comprobado que el alcohol, mata la flora intestinal, en este caso también nos ayudaría para volver a restablecer la de nuestro intestino y sentirnos mucho mejor.

Por todo ello Pro-Digest  nos puede ayudar no sólo ahora, sino en esos momentos puntuales  que  necesitemos  regular nuestro tránsito intestinal  y conseguir un vientre plano.

Buena alimentación sin excusas parte III

 

EXCUSA Nº5: “Las dietas son un cuento, ninguna me funciona, ni tengo confianza en ellas”.

Es verdad que la desinformación que algunos medios realizan sobre las denominadas “dietas milagro” hace que mucha gente desconfíe a partir del momento que le dices “dieta”. Pero ni mucho menos todas las dietas son iguales ni todas tienen que ser dañinas para el organismo. Además bajar de peso es uno de los desafíos más difíciles, y las malas experiencias pasadas, posiblemente por haberse enfrentado sin ayuda de un especialista en nutrición a un régimen, es la mejor excusa para no volver a intentarlo. Sin embargo, es importante pensar que perder peso es algo positivo, evitando obsesionarse y, por el contrario, planteándose expectativas realistas y luchando, de la mano de nuestra nutricionista, para conseguir cambiar nuestra alimentación para que sea mucho más saludable.

EXCUSA Nº6: “No puedo desayunar y los nutricionistas dicen que debo hacerlo”.

Está altamente demostrado que no realizar un desayuno completo y saludable es uno de los principales motivos de sobrepeso y obesidad, incluso en los más pequeños. Por lo tanto, no desayunar ya es infringir una primera regla básica dentro de una dieta saludable. La solución es dedicarle entre 10 y 15 minutos a esta primera comida todos los días, empezando por acostumbrarse a ingerir los alimentos requeridos poco a poco. El desayuno es una cuestión de costumbre y educación nutricional y, una vez adquirido el buen hábito, nunca saldremos de casa sin un desayuno completo.

EXCUSA Nº7: “No soy capaz de cenar ligero, es cuando más hambre tengo, no puedo privarme de una buena cena”.

Si llegamos con demasiada hambre a la cena es seguramente porque nos habremos saltado alguna de las comidas establecidas del día, por ejemplo el desayuno o la merienda. Es importante no saltarse ninguna comida de las que establezcamos durante el día, y la cena debe de ser como mínimo la cuarta o quinta comida del día sin excepción.

EXCUSA Nº8:“Si empiezo con una dieta no voy bien al baño”.

Al empezar una dieta, en ocasiones podemos tardar en ir al baño con facilidad o diariamente, pero este efecto no suele durar más de 4 o 5 días. Durante ese periodo, el cambio de alimentación motiva también un cambio en nuestra flora intestinal, que sin duda mejorará con una nueva alimentación saludable y recomendada por un nutricionista, por lo que sólo es un pequeño inconveniente de cara a lograr un beneficio a largo plazo.

Buena alimentación sin excusas parte I

Buena alimentación sin excusas parte II

Buena alimentación sin excusas parte II

EXCUSA Nº3: “No me gusta cocinar, no tengo tiempo y si me pongo a dieta tengo que cocinar el doble porque tengo que hacer mi comida y la de los demás de la casa”

En muchas ocasiones es muy recomendable compartir hábitos con el resto de la familia, pues de lo que se trata es de seguir un tipo de dieta saludable.Quizá a todos los miembros de la familia (pareja o hijos mayores) les convenga comer de igual forma, cambiando las cantidades según las necesidades.

Si no es el caso y al final hay que relizar platos diferentes, existen trucos para no tener tener que duplicar elaboraciones. Por ejemplo, se pueden servir separadas las salsas de pescados y carnes, o cocinar aparte los alimentos más grasos para que el resto de la familia pueda servirse si lo desea.

Además, la comida sana no requiere una gran cocina. Se pueden usar como base frutas y vegetales frescos, que no requieren demasiada preparación, o realizar técnicas de cocción sencillas, utilizar platos precocidos, preparados el fin de semana y congelados o comer fuera eligiendo platos saludables. Nutrición center nos da algunos ejemplos de comidas sanas y sencillas de preparar  www.dietachannel.com. Además, acudiendo a nuestra nutricionista para que describa al menos un menú semanal, se ahorra mucho tiempo en la planificación.

EXCUSA Nº4: “No tengo tiempo para hacer ejercicio”

La falta de tiempo es un obstáculo común, pero puede solucionarse. Preguntémonos cuánto vemos la televisión o pasamos conectados a internet para después definir prioridades. Levantarse antes de lo acostumbrado para realizar una breve caminata, usar las escaleras en lugar del ascensor, desarrollar una rutina de gimnasia en casa o hacer deporte con algún amigo, con los niños puede hacer más ameno y fácil el ponerse en forma.

Buena alimentación sin excusas parte I

Buena alimentación sin excusas parte III