Entradas

La tos, mecanismo de defensa ó una molestia

En personas sanas, la tos se puede considerar como un ejercicio de higiene del cuerpo para mantener limpias la tráquea y los bronquios.
Todos hemos tosido alguna vez. Los animales mamíferos tosen.
Cuando se levanta por la mañana, el 23% de las personas sanas, no fumadoras, tiene tos, con o sin expectoración. Aun así, cuando se tiene tos durante el día, repetidamente, cuando se tiene tos molesta, no sólo para limpiar las vías aéreas, hay que consultar al farmacéutico o visitar al médico.

¿Qué es?

Clínicamente, la tos se define como una maniobra respiratoria brusca y explosiva que quiere eliminar el material presente en las vías respiratorias. Consta de tres fases:
• Apertura de la glotis con inspiración,
• Cierre de la glotis con contracción de los músculos respiratorios,
• Apertura brusca de la glotis con expulsión del aire retenido en los pulmones.
Los receptores de la tos se concentran especialmente en la garganta y en los puntos de ramificación más importantes de las vías respiratorias, pero también pueden encontrarse en los senos, en los canales auditivos, en el esófago, en el abdomen y en los revestimientos del corazón y de los pulmones.

¿Por qué tosemos?

La tos, como los bostezos o el parpadeo, es un mecanismo reflejo, que se puede provocar ó bien inhibir. Es un hecho tan frecuente que, muchas veces, las personas no son conscientes de que tosen.
La tos se produce por estimulación de la mucosa de los bronquios, la tráquea o la laringe, ya sea por acumulación excesiva de moco en la superficie, sequedad, enfriamiento o sustancias químicas.
TOSER ES UN MECANISMO DE DEFENSA DEL ORGANISMO. LA TOS PROTEGE LAS VÍAS RESPIRATORIAS, Y LAS DEJA LIMPIAS PARA PODER RESPIRAR.

¿Cuántos tipos de tos hay?

Hay diferentes tipos de tos, y no todas son preocupantes o motivo de tratamiento.
• Tos seca o no productiva: no produce expectoración.
• Tos productiva: la que produce expectoración.
• Tos seca falsa: no se consigue expectorar y se produce la deglución de la mucosidad (se da sobre todo en mujeres y niños).
• Tos crónica o aguda: más de tres semanas de duración. Cuando la tos es más o menos permanente, tiende a perpetuarse porque la expulsión violenta del aire irrita la tráquea y la laringe. La tos crónica puede ser por una enfermedad latente que supera los mecanismos de defensa.
• Tos psicógena (tics): todos conocemos a personas que tienen la costumbre de toser antes de 6
Las causas de la tos son diversas, pero hay que destacar:
Enfermedades de origen otorrinolaringológico (nariz, garganta y oído).
Afección del conducto auditivo externo o del tímpano (donde hay receptores para la tos).
Enfermedades como la sinusitis, la rinitis y las amigdalitis.
Enfermedades cardíacas.
Irritación de las vías aéreas superiores.
Afecciones pulmonares agudas o crónicas.
Otras causas accidentales: cuerpos extraños, alimentos en la tráquea, humo, etc.
Hablar, y cuando están muy nerviosas (tos psicosomática)

¿Cómo se trata la tos?

En general, las normas que hay que seguir son:
• Calmar la tos seca no productiva.
• Facilitar la tos productiva con expectorantes y/o mucolíticos.
En ambos casos, hay que proporcionar al tracto respiratorio la humedad necesaria, tanto por ingestión de líquidos como por humidificación del aire respirado.
El aire seco y la sequedad de la garganta agravan la tos.

Para evitarla se puede: ingerir agua pura (2 litros por día), para humidificar el árbol respiratorio; y mantener la humedad de una habitación al 40%.
Cuando se tiene tos, hay que evitar espacios donde haya humo de tabaco (bares, pubs, restaurantes…), ya que el humo actúa como estimulante de la tos.

¿Qué hay que hacer ante un ataque de tos?

Un ataque de tos provoca angustia en la persona que lo sufre. La primera recomendación es mantener la calma y evitar los nervios, hacer una respiración profunda y “tragar” saliva. Para suavizar la irritación de la garganta, beber agua que no sea fría para mantenerla hidratada, y mucho mejor, una bebida caliente suave con una cucharada de miel.

Los caramelos con miel o hierbas también suavizan la garganta. Evitar los caramelos de mentol, a causa de su carácter irritante.
Cuando estamos constipados, la mucosidad gotea desde la nariz hasta la garganta por la parte posterior y nos hace toser. Este problema empeora con frecuencia por la noche, cuando nos tumbamos en la cama; por tanto, se aconseja intentar dormir con la cabeza más incorporada, añadiendo otra almohada.

En caso de sufrir un ataque fuerte de tos, es recomendable algún jarabe específico o pastillas que ayuden a la mejoría.

Uso de los antibióticos: cómo y cuándo

En esta época del año, los catarros y las gripes están a la orden del día, y en ocasiones es necesario el tratamiento con antibióticos, pero lo más habitual es que no sean necesarios o incluso perjudiciales.

A diferencia de lo que muchas personas piensan, la mayoría de los catarros y la gripe están ocasionados por virus. Los antibióticos sólo son efectivos frente a bacterias, y aunque virus y bacterias tienen en común varias cosas, como el tamaño microscópico y la capacidad de producir enfermedades, no son lo mismo. Para que todos lo entendamos, es como comparar una hormiga con un elefante, los dos son animales pero con un pisotón mataremos a la hormiga, pero no al elefante.

Con los antibióticos pasa lo mismo. La mayoría de catarros no se pueden curar con antibióticos, pero si matan en cambio nuestra flora bacteriana “buena” que nos protege. En consecuencia, el uso de antibióticos en enfermedades de origen vírico no sólo no funcionan, sino que además nos pueden bajar las “defensas naturales” que tenemos y producir otras patólogas.

Además, existe el efecto “resistencia cruzada” cuando se toman antibióticos cuando no se debe. Cuando una persona toma antibióticos cuando no es necesario, acostumbra a sus bacterias “malas”, que no le producen enfermedad gracias a su sistema inmunitario, al contacto con el antibiótico y “aprenden” a resistirse. Estas bacterias “listas” y resistentes viajan entre la comunidad infectando otras personas con las defensas más bajas, y cuando usamos el antibiótico del que han aprendido sobre esa persona aunque nunca lo haya tomado, no funciona.

Los procesos como el catarro común ó la gripe no tienen una pastilla mágica que las curen. Estas enfermedades producidas por virus, tienen que combatirse mediante nuestro propio sistema inmunitario. Lo que sí podemos hacer es tratar los síntomas molestos como la rinitis, la tos, la irritación de garganta, la fiebre, etc. Podemos también ayudar a nuestro cuerpo a producir más defensas con productos naturales y homeopáticos, ya que al final quien realmente nos va a curar el resfriado es nuestro sistema inmunitario.

Consulta a tu médico ó farmacéutico si no tienes claro como es tu proceso catarral, pero sobre todo, no te auto mediques con antibióticos sin que lo diga tu médico por tu bien y por el bien de todos.

GrinTuss, la solución definitiva para la tos seca y la tos productiva este invierno

¿Tos seca ó tos productiva? No siempre es tan fácil diferenciarlas ó incluso a veces podría confundirse una con la otra. Además, puede ir acompañada de otros síntomas como dolor, irritación, flemas… La solución definitiva para la tos seca y la tos productiva este invierno es GrinTuss. Se trata de un jarabe para adultos y un jarabe pediátrico para niños a partir de un año de edad.

GrinTuss jarabe y Grintuss jarabe pediátrico hace un “efecto barrera” ya que está específicamente formulado para adherirse a la mucosa y limitar su contacto con agentes externos irritantes. Además, promueve la hidratación de la mucosa y de la mucosidad favoreciendo su expulsión.

GrinTuss es un producto sanitario 100% natural para la tos seca y productiva, a base de extractos liofilizados de Llantén, Grindelia y Heliocriso además de una base de miel. Es un producto sanitario de clase IIa, no contiene gluten y tiene un agradable aroma natural de limón. Los extractos liofilizados de Llantén, Grindelia y Helicriso poseen propiedades mucoadhesivas y protectoras, gracias a la acción de sustancias vegetales como mucílagos, gomas y resinas. La Miel, presente en la fórmula, desarrolla una acción protectora y emoliente proporcionando un agradable sabor al jarabe que se completa con la acción refrescante de los aceites esenciales.

GrinTuss jarabe lleva aceites esenciales de eucalipto, anís estrellado y limón, en cambio GrinTuss jarabe pediátrico utiliza aceites esenciales de limón, naranjo dulce y mirto, pensado para ser utilizado a partir del año de edad.

Se aconseja tomar una cucharada de dos a cuatro veces al día, debiéndose agitar el producto antes de tomarlo para restablecer su homogeneidad original. El jarabe puede tomarse solo ó diluido en una pequeña cantidad de líquido templado (agua, leche, té o tisanas). Una vez abierto debes de consumirlo en un plazo de tres meses, y conservarlo en el frigorífico cerrando bien el envase.

Con GrinTuss jarabe y Grintuss jarabe pediátrico olvídate de la tos este invierno.