Higiene íntima: con qué frecuencia y qué productos utilizar

El término higiene proviene del nombre de la diosa Higea, que en la mitología griega era considerada protectora de la salud y a la que se le atribuía la prevención de las enfermedades.

En la época de los romanos y los griegos se tenía conciencia de la necesidad de cuidar el cuerpo y se realizaban baños colectivos con un sentido purificador, pero a la vez evocando placer. Durante el renacimiento, se creía que el agua penetraba a través de los poros de la piel y transmitía enfermedades, y que por tanto una capa de mugre podía tener un efecto protector. La limpieza corporal solo se realizaba con una toalla en las áreas visibles.

En el S. XIX, cuando se descubren las primeras bacterias, la ciencia empieza a buscar la forma de defenderse de ellas, se difunden el lavado de las manos y el baño diario con agua y jabón. A partir del descubrimiento de la relación entre enfermedad y microorganismos se divulga la idea de higiene como sinónimo de prevención.

Actualmente la higiene íntima, tanto en hombres como en mujeres, no se realiza de forma correcta, y muchas veces conlleva una serie de patologías además de mal olor.

El pH de la piel vulvo-vaginal de una mujer cambia a lo largo de su vida, algo que se debe tener en cuenta a la hora de elegir un producto para la higiene íntima.

Durante la época fértil el pH se sitúa entre 4,5 y 5; antes de la menarquia es prácticamente neutro (alrededor de 7), valor que vuelve a alcanzar en la menopausia También en la menstruación sube ligeramente (6,8 a 7,2), resultando más ácido en el embarazo (4 a 4,5). Es importante que las niñas aprendan cómo lavar sus zonas íntimas, porque ese hábito se mantendrá durante la adolescencia y la edad adulta.

Durante la menstruación, la zona genital se mantiene húmeda a causa de la sangre expulsada. Esto, unido a que el pH vaginal disminuye su acidez, puede contribuir a la aparición de infecciones en la zona, por lo que hay que extremar la higiene durante estos días. Durante el embarazo la higiene íntima es todavía más importante, porque una infección vaginal puede afectar la salud del feto.

¿Con qué frecuencia?

Lo mejor es lavar la zona una vez al día de forma externa. Cuando se habla de higiene íntima, ésta es exterior y nunca interna, ya que la parte interna tiene su propia protección e higiene natural.

No se deben utilizar esponjas, que pueden ser portadoras de gérmenes. Es preferible las manos limpias y aclarar con agua abundantemente para eliminar los restos del producto de limpieza.

Es importante después de la higiene, secarse bien la zona con una toalla siempre limpia.

Te damos una serie de recomendaciones que te resultarán útiles para evitar molestias:

  1. Utilizar ropa íntima de algodón y poco ajustada
  2. Si se usan compresas o salva-slip, cambiarlos a menudo y no mantenerlos durante todo el día. Durante el periodo, un mínimo de cada tres horas
  3. Limpiar las zonas íntimas con un producto adecuado que tenga el mínimo de perfumes o desodorantes y preserve el PH de la zona íntima y no irrite
  4. Usar papel higiénico correctamente, de delante hacia atrás y nunca, al contrario.
  5. Lavarse las manos antes y después de ir al baño
  6. En piscinas, procurar no mantener demasiado tiempo el bañador mojado.

¿Qué productos?

El producto tiene que ser el adecuado, no es lo mismo el gel de baño normal, que generalmente es demasiado agresivo para esa zona, ya que como hemos comentado el pH tiene que ser respetado en todo momento. Evitar productos con aromas, que, aunque agradables, no son adecuados.

La flora bacteriana presente en la vagina cumple una función protectora frente a patógenos externos, pero el aumento de pH provoca una disminución de esta flora, lo que tiene como consecuencia un incremento del riesgo de infección.

Por lo tanto, cuando el pH vaginal se encuentra alterado puede ser indicio de la existencia de una infección como la vaginitis, y suele estar asociado a molestias vaginales como sequedad, picor, irritación o dispareunia (dolor durante el coito). El uso de prebióticos y probióticos específicos para esta zona, es una muy buena opción.

En el hombre, la higiene es tan importante como en la mujer, en muchas ocasiones la falta de higiene en esta zona puede llegar a producir el nacimiento de hongos, bacterias e infecciones. El hombre tiene que limpiar cuidadosamente pene y testículos, así como hacer revisiones de los mismos por si pudiera aparecer algún cambio. Por tanto, utilizar también productos adecuados es también muy importante.

La higiene, en general, es una cosa importante en nuestra vida, pero en la zona íntima se debe poner una especial atención para evitar infecciones y complicaciones.

 

¡Qué picor! ¿Tengo hongos…. o sufro sequedad vaginal?

A diario visitan nuestra farmacia mujeres solicitándonos algún medicamente contra el picor vaginal. “Dame un óvulo que vuelvo a tener hongos”. Después de unas cuantas preguntas clave, solemos descubrir que la señora, que no tiene ya 20 años, que ha tenido uno o varios niños, está muy molesta porque tiene constantemente candidiasis vaginales. “Tengo las defensas bajas” o “siempre me pasa con la regla”, pero sobre todo el punto clave es “no veas lo que molesta y parece que no mejora”.

Las molestias vaginales tipo picor, escozor y flujo blanquecino o amarillento, en la mayoría de las ocasiones son debido a una infección por candidiasis, que las mujeres por nuestra particular cercanía con el ano, es fácil que nos infectemos solas, sin necesidad de que nos lo contagien por vía sexual, en un baño sucio, en una piscina dudosa… Además, las más limpias, esas que se lavan con jabón la zona íntima más de una vez al día, son las más propensas a la auto infestación, ya que con tanto lavado se quitan la flora buena protectora de su vagina. Y esto es así casi siempre, pero sólo casi…

En las infecciones de repetición, en las que además el cultivo ha salido negativo o poco relevante, hay picor, malestar, curiosamente sin flujo, existe una sequedad vaginal. “Pero yo soy muy joven para estar seca”, nos comentan algunas mujeres. Sí es verdad que nuestro cuerpo en general se va secando con la edad, pero en la zona íntima también influyen otros aspectos como el estado de nuestras hormonas, anticonceptivos, partos, el lavado excesivo, el uso de salva slips, compresas y tampones. “Pero no me duele al mantener relaciones”, dicen otras, pues suerte que tienen, pues su deshidratación no es tan grave como para que en un estado de excitación no lubriquen lo suficiente ‘para que todo vaya como la seda’.

Para ser más específicos, nuestra zona vaginal es como nuestra cara. Cuando nos la hidratamos la tenemos jugosita, confortable y nutrida, en cambio cuando por varios factores, internos y externos, perdemos esta hidratación, la sentimos tirante, molesta e irritada… ¡y picor!

Muchas, más de las que lo cuentan, tienen este problema, perdón, circunstancia, pues no es nada fuera de lo normal. Pero parece que cuando se nos seca la cara no tenemos ningún inconveniente en pedir una crema hidratante, pero cuando es nuestra zona íntima…. O una antiarrugas, que también existen para la zona íntima.

Sentirse a gusto y sin molestias no tiene precio, y se soluciona con frecuencia con un simple hidratante diario, que no lubricante, en la zona externa cuando la sequedad está en sus primeras fases, o interna cuando es ya más acusada.

Y para mantener relaciones, lo recomendable es el uso de un lubricante. ¿Y en qué se diferencian? Un hidratante se absorbe por la piel de la zona y aporta agua, mejorando la turgencia del tejido. En cambio un lubricante aporta viscosidad a la zona para que haya fricción molesta e irritativa. De una forma más visual, el hidratante es la leche corporal, y el lubricante el 3 en 1 de las bisagras.

 

 

 

Protege tu piel del frío utilizando las propiedades de la miel

Además de sus efectos curativos, la miel tiene propiedades nutritivas, hidratantes, calmantes, cicatrizantes, antiinflamatorias, antioxidantes, antisépticas y emolientes para la piel.

La miel es un producto que ha utilizado el ser humano desde sus orígenes. Hipócrates, (siglo V antes de C.), el padre de la medicina,  alabó sus poderes terapéuticos y la utilizó para curar diversas afecciones de la piel, úlceras y para aliviar el dolor en general. La recomendaba a sus pacientes para alcanzar la longevidad (Hipócrates vivió 107 años).

Hidrata

El fuerte poder hidratante de la miel, procede de un porcentaje destacable de más de un 10% de agua floral natural. Las leches corporales y faciales a base de miel protegen la piel de la deshidratación. Por este motivo, son muy recomendables en invierno, cuando la calefacción y el viento gélido resecan nuestra epidermis.

Protege y nutre

La miel está compuesta por numerosos minerales, vitaminas hidrosolubles pertenecientes al grupo B, indispensables para la epidermis, y de ácido fólico (B9). Gracias a la incesante actividad de las abejas, estos minerales preciosos son biodisponibles (capacidad de absorción de la epidermis). Por regla general, se pueden hacer excelentes bálsamos, ungüentos o cremas a base de miel, que son excelentes para la piel.

Antioxidante

Otros ingredientes como la cera de abeja, la jalea real o el propóleo, son menos conocidos que la miel pero igual de importantes, ya que cumplen el sueño de rejuvenecer y recuperar la luminosidad de la piel.

Desde Farmacia Acacia, te recomendamos que pruebes la línea Reve de miel de Nuxe, con su bálsamo labial, crema de manos, pies y gel de ducha.

Queremos que regales a tu piel un baño de juventud a la miel, ¡que por una vez la gula no sea pecado!

Y para hacerla aún mas golosa, prueba nuestro duplo de cremas de manos, 2 envases de 50ml por sólo 10,50€.

 

Iraltone AGA, el complemento idóneo para combatir la alopecia androgenética

La pérdida de cabello es motivo de gran preocupación para todos aquellos que la padecen. Para prevenir y frenar la caída del cabello, existen complementos nutricionales anticaída específicos, como Iraltone AGA, e Iraltone Forte, cuya diferencia radica en su fórmula. En el Iraltone AGA se combinan principios activos para frenar la caída del cabello, y en Iraltone Forte se combinan principios activos para fortalecer cabello y uñas.

  Factor desencadenante Alteración Efecto
IRALTONE AGA para una mayor densidad capilar del cuero cabelludo · Predisposición genética

· Menopausia

Alteración en la duración de las etapas del ciclo del cabello y miniaturización del bulbo piloso Caída acentuada y crónica del cabello
IRALTONE FORTE para mayor fortaleza e integridad del cabello y uñas · Hormonal (post-parto, desórdenes endocrinos…)

· Estados carenciales (nutrición incompleta, dietas, …)

· Ambiental (estrés, sobreesfuerzos…)

Alteración del desarrollo y duración de las etapas del ciclo del cabello Cabello fino y frágil

Caída Temporal

¿Qué significa AGA?

AGA son las siglas de Alopecia Androgenética, y es el término con el que los médicos se refieren a la caída del cabello por causa genética ó calvicie común. No incluimos a la caída estacional, ni a la caída que se produce por estrés.

Para reconocer la Alopecia Androgenética tienes que existir una pérdida de cabello progresiva, más o menos lenta y más o menos evidente, existiendo diferentes clasificaciones para determinar su grado. La AGA está producida por un aumento de la acción de los andrógenos en los folículos pilosos de áreas determinadas -diferentes en el hombre que en la mujer-, y se presenta una predisposición genética a padecerla.

Hombres: comienza con un retroceso de la línea de nacimiento del cabello en la frente y sienes (“entradas”), y también un aclaramiento o pérdida de densidad del cabello de la zona de la coronilla.

Mujeres: un aclaramiento difuso en la zona superior de la cabeza, de manera que observaríamos la raya del pelo cada vez más ancha y más pobre en densidad capilar.

¿Qué es Iraltone AGA?

iraltone-agaIraltone® AGA ha sido formulado para ser utilizado por hombres y mujeres como complemento a los tratamientos de caída del cabello de origen androgenético. Se trata de un concentrado nutricional anticaída con gran actividad actuando a diferentes niveles:

–Importante amioácido que forma parte de la queratina del cabello, L-cistina.

–Potentes antioxidantes que ayudan a proteger las células del bulbo piloso frente al daño oxidativo: vitamina C y E.

–Vitaminas y oligoelementos que contribuyen al mantenimiento del cabello en condiciones normales (vitaminas B1, B3, B5, B6, B8, B12, zinc, cobre y selenio).

–Aceite de semilla de calabaza, rico en omega 6, omega 9 y fitoesteroles.

En los hombres, la pérdida del cabello está más aceptada, ya que se suelen rapar el pelo cuando empiezan a aparecer los primeros signos de AGA. La situación cambia en las mujeres, y no se cesa en la investigación y el desarrollo de nuevos productos, principios activos y técnicas de trasplante capilar para combatirla.

Iraltone AGA es un complemento que ayuda a prevenir y frenar significativamente la caída del cabello, así como aumentar la densidad, pero no soluciona el problema de la AGA.