Entradas

La homeopatía, es eficaz y no tiene efectos secundarios

“En homeopatía, disponemos de medicamentos que son eficaces y sin efectos secundarios”, asegura Michèle Boiron. Esta experta farmacéutica de referencia internacional en homeopatía, que ha vuelto a España, ofrece información a los farmacéuticos españoles, que tienen una aliada en la homeopatía a la hora de dar consejo a sus pacientes.

Autora de varios libros sobre homeopatía y miembro del Consejo de Administración de Labora- torios Boiron, Michèle Boiron viajó a nuestro país a finales de enero e impartió dos seminarios sobre homeopatía a farmacéuticos. En una entrevista con IM Farmacias, señaló que la homeopatía se utiliza mucho, y bien, en Francia. Recordó que en esta etapa invernal es muy adecuada para la gripe y los procesos catarrales.

¿Cómo se puede trasladar la experiencia francesa a España?

Respondió que sobre todo “dando información” a los farmacéuticos, a los médicos y al público en general. Es lo que ella trata de hacer con sus conferencias en distintos países. Los farmacéuticos que acuden a sus ponencias suelen estar especializados en homeopatía, la conocen y les interesa el tema. “Estos farmacéuticos quieren conocerla mejor y aprender a utilizar mejor los medicamentos en el consejo que dan desde la farmacia”, explicó.

“En homeopatía, disponemos de medicamentos que son eficaces y sin efectos secundarios”, añadió. En ese sentido, el farmacéutico, formado e informado sobre dichos medicamentos, dispone de medicamentos homeopáticos para su consejo a pacientes con algún tipo de contraindicación a algún otro medicamento, que sufren efectos secundarios a otros medicamentos, a mujeres embarazadas, a niños pequeños o a ancianos.

“En esos casos, la homeopatía se puede utilizar sin problemas”, aseveró ella. Por ejemplo, si alguien es hipertenso y tiene un tratamiento con medicamentos para tratar esa hipertensión, no podrá tomar muchos de los medicamentos alopáticos para el catarro. A los farmacéuticos que son escépticos o contrarios a la homeopatía, Boiron les dice, “si quieren escuchar una argumentación”, que “hay trabajos científicos publicados que demuestran que la homeopatía funciona, que es eficaz y, sobre todo, que hay muchos pacientes que ya la utilizan”. De manera fisiológica cuestionada por las diferencias que encuentra en España con respecto a su anterior visita, hace poco más de un año, en lo que a homeopatía se refiere, opinó que “progresa”.

“Es verdad que me gustaría que fuera de forma más rápida. Percibo que estamos en el buen camino, vamos progresando poco a poco”, matizó. “En los países o lugares donde la homeopatía aún no está muy desarrollada, la única solución para que avance es informar a los pacientes, para que tengan una información suficiente y puedan probar uno u otro medicamento”, insistió Boiron. A la vista de los resultados, “esto irá creciendo”. Expuso más casos prácticos. “En un bebé que tenga cólicos del lactante, no hay tratamiento clásico. Si acude a la farmacia y el farmacéutico está formado en homeopatía, en esas indicaciones, le dará un buen consejo que resolverá esa situación. El niño dejará de chillar y de gritar. La madre estará contenta. Se habrá resuelto el problema de una manera eficaz y rápida. Esto hará que esa madre, para las siguientes ocasiones de patologías de esta índole, pida un consejo con medicamentos homeopáticos”, relató.

A su juicio, este desarrollo no se puede hacer de una manera fulgurante, con unas campañas de publicidad que bombardeen al público. “El desarrollo de la homeopatía se tiene que hacer de manera fisiológica, poco a poco, paso a paso, lentamente. Si es así, el paciente, el ciudadano, tendrá ocasión de comprobar en cada caso los beneficios del medicamento homeopático. Es la manera de tener un desarrollo sólido y a largo plazo”, consideró. De todas formas, Boiron reconoce que los medicamentos homeopáticos no pueden curarlo todo. “Nosotros somos bípedos, necesitamos dos piernas. Pues bien, podríamos decir que se necesitan tanto los medicamentos homeopáticos como los alopáticos para guardar el equilibrio. Uno u otro o los dos, depende de la situación del paciente”, expresó. “La homeopatía es una gran suerte y una gran oportunidad para el autocuidado responsable”, afirmó Boiron. Cuando un paciente utiliza unos medicamentos homeopáticos con inteligencia y tiene buenos resultados, eso lleva de una manera natural a preguntarse si no habrá otros medicamentos homeopáticos útiles en otras patologías.

¿Los farmacéuticos son conscientes de las ventajas que tiene el vender productos de laboratorios Boiron en sus farmacias?

“El hecho de que un farmacéutico decida hacer un buen consejo con medicamentos homeopáticos presupone una predisposición anterior de ese farmacéutico en intentar buscar el mejor consejo que pueda dar a sus pacientes, siempre teniendo en cuenta la balanza beneficio-riesgo. En el caso de los medicamentos homeopáticos, hay muchos beneficios y no hay riesgos. A priori, siempre es algo positivo. Si este farmacéutico es consciente de estas ventajas, atraerá a su farmacia a una nueva clientela que busca este tipo de consejos eficaces, y será una clientela fiel. Es un elemento más de fidelización y de desarrollo de la farmacia”, concluyó Boiron.

En Valencia y Sevilla Michèle Boiron analizó el papel actual de la homeopatía en los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Valencia y de Sevilla. La demanda de información sobre homeopatía por parte de los ciudadanos va en aumento. Así lo confirma el hecho de que homeopatía haya sido el tercer “Qué es” más buscado en Google durante el pasado año. Es importante impulsar la formación de los farmacéuticos en los medicamentos homeopáticos. Con este objetivo, se desarrollaron a finales de enero las jornadas formativas “Lugar actual de la homeopatía en el consejo farmacéutico: aplicaciones prácticas”, en Valencia y Sevilla, en las que participaron más de 250 profesionales del sector.

Para Michèle Boiron, el farmacéutico “tiene un papel clave dentro del consejo a los pacientes. Su figura es esencial a la hora de abordar la mejora de su salud, y tanto los farmacéuticos como los propios pacientes, son cada vez más conscientes de ello”. De su experiencia internacional, apuntó el creciente interés por los medicamentos homeopáticos en todo el mundo, y en particular en Europa, donde está integrada en los sistemas de salud públicos de países como Francia, Alemania o Suiza.

“El 56% de los franceses y el 40% de los belgas, por poner algunos ejemplos, han utilizado en alguna ocasión medicamentos homeopáticos”, explicó Boiron. En España, los usuarios representan el 33%, pero se mostró convencida “de que el grado de satisfacción de los usuarios de homeopatía y el creciente interés por encontrar soluciones eficaces, pero con menos efectos secundarios relevantes, va a hacer que esta cifra se desarrolle en los próximos años.

Fuente: IMFarmacias

La ansiedad y el estrés pueden afectar a nuestras cuerdas vocales

“Los trastornos de la voz se producen principalmente por infecciones víricas ó por un mal uso de la voz, pero el estrés y la ansiedad pueden afectar también a las cuerdas vocales; todo ello favorece las afonías que surgen cuando las defensas bajan”, según ha explicado el especialista en homeopatía, Guillermo Basauri.

Los problemas relacionados con la voz se derivan por dos motivos principales: por infecciones víricas o por un mal uso de la voz. Estas dos causas afectan principalmente a aquellas personas cuya herramienta de trabajo es la voz como, por ejemplo, los profesores. Y es que, se cree que el 22% de los maestros españoles padecen afonía o disfonía.

En el primer caso, el experto ha recordado que los virus afectan a las vías respiratorias altas y, por consiguiente, a la garganta aunque, según ha matizado, las infecciones víricas no afectan a todas las personas por igual ya que depende su estado inmunológico.

Asimismo, los problemas vocales producidos por un mal uso de la voz suelen aparecer desde el comienzo del uso de la voz, es decir, cuando se utiliza como herramienta de trabajo ya que, según ha comentado, hay “muchas personas” que utilizan mal la voz y no se dan cuenta hasta que no la usan a diario.

“Hay gente que tiene frecuencias que irritan mucho las cuerdas vocales debido a su temperamento, ansiedad o nerviosismo y fuerzan la voz de una manera inconsciente, provocando la aparición de estas patologías”, ha comentado el experto, tras señalar que la voz puede “educarse con bastante trabajo” ya sea a través de un foniatra o de un homeópata.

Tratamiento de Homeopatía

En este sentido, el especialista ha informado de que la homeopatía cuenta con dos medicamentos “muy eficaces” tanto en la prevención como en el tratamiento. Es el caso del ‘Oscillococcinum’ y del ‘Homeovox’. El primero, según ha explicado el experto, “pone a la persona en una situación inmunológica muy resistente frente a los procesos víricos” y, el segundo consigue “mejorar” el proceso de inflamación e irritación de la faringe y laringe tanto por un proceso vírico como por una sobrecarga de la voz.

“Los tratamientos homeopáticos que tenemos son muy eficaces en este contexto. Por tanto, cuánto antes se consiga tratar la patología, más eficaz es y menos posibilidades hay de recurrir a otro tipo de estrategias. Además, son medicamentos muy seguros y los podemos usar en niños, adultos e, incluso, en embarazadas”, ha comentado el experto, tras informar de que estas terapias son individualizadas.

Abrigarse y tomar cosas calientes

No obstante, existen otras medidas preventivas para la voz. En este caso, Basauri ha destacado la importancia de abrigarse bien en invierno, teniendo especial cuidado con la garganta, intentar hablar de una manera en la que uno se sienta cómodo sin forzar la voz y llevar una dieta saludable priorizando, sobre todo, el consumo de bebidas y alimentos calientes.

Ahora bien, en el caso en el que se tenga ya una afonía o disfonía, el experto ha recomendado acudir a un especialista para que le diagnostique si es por una causa vírica o por un mal uso de la voz y, por consiguiente, le prescriba el tratamiento más indicado.

“Cuando la afonía es un cuadro puntual y aislado hay que diagnosticarlo bien para ver si es un proceso vírico o de sobrecarga. Esto es muy fácil porque, en general, si es un proceso de sobrecarga, a parte de la afonía, no habrán más sintomatologías, pero si es un proceso infeccioso el paciente tendrá una sintomatología acompañante como, por ejemplo, malestar, fiebre y mucosidad”, ha zanjado.

Fuente: Informativos Telecinco.